domingo, 24 de octubre de 2010

PABLO GUITARRO Y AMIGOS EN SALA EL TRIPLE (JEREZ) 22 OCTUBRE 2010



Nueva reunión de amigos y melómanos en torno a un cartel atractivo y expectante. El anunciar a cuatro músicos tan dispares musicalmente y con distintas personalidades llamaba la atención.

El artífice de este encuentro era el siempre activo e inagotable Pablo Rodríguez “Guitarro”, músico de gran trayectoria en innumerables directos. Es un “todo terreno” de los escenarios con unas tremendas tablas.


Tras una semana de ensayos en Caños de Meca se preparó un repertorio variado y tutti fruti.

A Pablo acompañan otros tres musicazos: El califal Kiko Guerrero, otro Kiko, su querido amigo Kiko Vega, veterano teclista y técnico de grabación, y Jorge “Flaco” Barral de los mágicos azahares.

¿Qué se puede esperar de un equipo como este?
Pues un concierto de 1ª con calidad asegurada.

Y ahí estaban estos cuatro aventureros. Cada uno con su propia personalidad y forma de tocar. Vega, aportaba unos teclados a lo Hammond con magníficas texturas y algún otro exquisito solo. Flaco parecía deslizarse por el escenario como un jaguar, con un estilo y una forma de tocar muy distinta a los actuales bajistas. Él deslizaba sus dedos por el mástil con una delicadeza y gusto especial. Kiko Guerrero volvía a sorprendernos con sus toques imanoides, sus cambios de ritmo y su precisión en platos y timbales. Y nos falta Guitarro, ese personaje divertido y captador de público, que nos engancha a todos y nos pasea por todo tipo de músicas de forma que hasta lo más comercial lo convierte en interesante.

De este cuarteto sorprende la gran espiritualidad y vitalidad de Flaco (legendario músico uruguayo de los grupos Opus Alpha y Días de Blues, que después llegó a nuestro país y se sumó rápidamente al fenómeno musical con Hilario Camacho, Azahar y Azabache) y Kiko Guerrero (originario del grupo Los Solos y conocido por todos por los buenos momentos que nos ofreció con Imán). Fue todo un lujo tenerlos juntos después de tantos años.

La noche fluyó entre temas de Guitarro y su disco, otros aportados por Flaco en sus diferentes etapas musicales y versiones que iban desde Clapton, Prince, Floyd, Beatles, Dire Straits o Cocker.


Daba igual lo que se interpretaba porque todo sonaba bien y es que cuando hay calidad en el escenario hay licencia para interpretar
.


Pequeños apuntes que hicieron especial la noche: Flaco usó un Talk Box con el que modificaba su voz a través de la guitarra, algo inusual en nuestro país, que nos acercaba al mejor de los Frampton; Pablo cambiaba de guitarra, no por capricho, sino para conseguir mayor amalgama de sonido; Un momento especial fue escuchar sones de los Tarantos del Califato, magistralmente interpretados con texturas y arreglos distintos. Fue sólo un momento, pero vaya momento…

Hay que repetir más estos encuentros tan especiales. Gracias Pablo por reunirlos/reunirnos y darnos música y vitalidad. Por cierto, de nuevo presente en la sala uno de los grandes promotores del rock andaluz, Gonzalo García Pelayo.

Fotos: Arabiand Rock y Rosa Romero