jueves, 22 de septiembre de 2011

CONCIERTO DE DESPEDIDA DE MIGUEL RÍOS EN SEVILLA 16-9-2011

Bye bye Miguel. A lo grande se despide de la música profesional Miguel Ríos ante un público entregado que le demostró en todo momento su cariño y su admiración por su trayectoria musical durante 50 años.

Tuvimos el honor de asistir invitados por Iñaki Egaña (bajista de Imán Califato Independiente), quien quiso tener el detalle con Arabiand Rock de presentarnos a su amigo Miguel, al que tuvo la ocasión de acompañar con su bajo en la gira de “El rock de una noche de verano”. Miguel saludó a su amigo Iñaki, con el nombre de “Apujami”, como le llamaban cariñosamente entre ellos.


Estuvimos con Miguel por la tarde, durante las pruebas de sonido, nos firmó nuestro manifiesto y le hablamos de la labor que Arabiand Rock está haciendo en Pro del rock andaluz, ante lo que él demostró interés, sorpresa y admiración.

El Auditorio de La Cartuja de Sevilla, con capacidad para 8000 personas, se quedó pequeño. Todos querían despedir a Miguel. Y de hecho, se vendieron todas las entradas con un mes de antelación, por lo que se tuvieron que montar dos conciertos los días 16 y 17 de septiembre para atender a tanta muchedumbre.


A sus 67 años, el rockero granadino (Medalla de Oro de Andalucía e Hijo Predilecto de Granada), ha montado una gira de despedida por toda España que comenzó el día 17 de septiembre el 2010 en su querida Granada. Desde entonces ha estado recorriendo todo el país con un espectáculo de 18 conciertos, hasta llegar a Sevilla. Así termina su última gira española, ya que ahora parte hacia América para despedirse también de su público al otro lado del Atlántico.

Por tanto, Sevilla ha sido la ciudad elegida por este rockero andaluz para poner broche final a su carrera. Un Miguel Ríos que aún tenemos en el recuerdo por aquel magnífico disco de rock andaluz “Al-Andalus”.


Dos horas y veintiocho minutos duró su actuación. Le hicieron salir con tres bises, y cada vez que salía interpretaba dos o tres temas. El público no quería que se marchara. No paró en el escenario, con buenísima condición física, espléndida voz, un sonido excelente, una puesta en escena magnífica (pantallas gigantes con cámaras y videos, luz con grandes fondos leds…) y rock, mucho rock.

Llamaba la atención ver como se veían los padres con sus hijos, dos generaciones unidas por el rock & roll. Los más jóvenes en el patio, delante del escenario y los más mayorcitos, sentados en la grada.


El repertorio fue completísimo. Realizó un repaso por sus éxitos y temas emblemáticos. Comenzó con el típico “Bienvenidos”, consiguiendo que desde el minuto uno el público se entregase. Posteriormente interpretó temas como “Santa Lucía”, “El Río”, “Vuelvo a Granada”, “A pleno pulmón”, “Sábado en la noche”, “El blues del autobús”, “Un caballo llamado muerte”, “No estás sola” (haciendo hincapié en la violencia a las mujeres), ”Rocanrol bumerang”, una versión del “Maneras de vivir” de Leño, su nuevo “Bye bye Ríos adiós” y como broche de oro “El himno a la alegría”, que fue acompañado por mecheros encendidos y pantallas de teléfonos móviles iluminadas, balanceándose de un lado a otro al ritmo de la melodía.


Tuvo momentos de blues, jazz y sobre todo de mucho rock and roll acompañado de una fabulosa banda de ocho músicos (percusión, batería, bajo, teclados, trompeta, saxo, guitarras acústica y eléctrica). Casi sin interrupción, enlazaba un tema con otro. Una banda muy conjuntada, con una gran ejecución y mucho “feeling”.

No pudo ser mejor. Hubo incluso momentos emotivos y entrañables, donde Miguel se mostró emocionado y muy agradecido por el calor que recibía del público.


Arabiand Rock también quiere agradecerle los minutos que nos dedicó personalmente. Gracias Miguel, tu música ha formado parte de momentos importantes de nuestra vida. Allí estuvimos para disfrutar por última vez de su voz y de su música.


Fotos Arabiand Rock