martes, 5 de febrero de 2013

Randy López en directo en Sala Imagina de Cádiz 2 de febrero de 2013


Cuando nos enteramos de la noticia de que Randy López iniciaba su camino en solitario en la música sólo se nos ocurrieron tres palabras: valiente, valiente y valiente. Y más aún con la que está cayendo y con un disco que se llama “Trec3”, como el difícil año que vivimos.





Este creativo artista cordobés, que tantas alegrías nos han dado con Mezquita y Medina Azahara, nos vuelve a demostrar que en la vida hay que luchar y lo demuestra andando día a día. Su talante, su forma de ser, de componer, de cantar nos lleva hacia una persona muy especial que acabas queriendo por muchos motivos.

Estamos hablando de una figura consagrada que se resiste a que la música quede en meros éxitos comerciales, fáciles melodías o cansinos ritmos que vician a la masa humana de nuestro país muy deteriorada en oídos y cultura musical.





Para su proyecto reúne a magníficos músicos, personas implicadas y dispuestas a emprender un camino en el que se necesita mucho esfuerzo, pero que sin duda reporta también grandes satisfacciones.

Con las cosas claras se marcan varios objetivos. El primero de ellos: editar un disco que refleje la música que López lleva dentro y que comparte con Antonio, Manuel y Jose. Estamos hablando de Antonio Uclés (guitarra), Manuel Almedina (teclados) y José Gutiérrez (batería).

Aunque en un principio estos nombres no nos digan mucho, les aseguramos que estamos antes grandes músicos y personas. Todos entrañables y unidos en un proyecto en común.





El segundo de los objetivos es dar movimiento a ese trabajo discográfico en una doble línea: Hacerle toda la promoción posible y presentarlo en vivo en la mayor cantidad de puntos posibles. Con ese espíritu sale la banda a la calle y comienzan una gira que arranca en Madrid, pasa por Huelva, llega a Cádiz y sigue por muchas más localidades de nuestro país.

El disco recoge grandes composiciones, una excelente producción musical, una brillante presentación y una calidad general digna de elogios y envidia de muchos sellos llamados “multinacionales” que están dormidos desde hace mucho tiempo, anclados en la cómoda postura de editar sólo lo más comercial para la pobre masa humana de la hablábamos antes.







Y Randy López pone en escena un espectáculo que demuestra que se puede empezar de nuevo, pero sin olvidar la intensa trayectoria que lleva a sus espaldas. Es por eso que nos ofrece un ramillete de maravillosos temas de su paso por Mezquita y Medina Azahara, a la vez que otras composiciones que personalmente adora y sus nuevas creaciones, cargadas de emotividad y calidad.

Sorprende su sonido en vivo. Pocas veces hemos visto a unos músicos con tanta seguridad. Salen, chequean sus instrumentos y “vámonos”. Como resultado: contundencia 100% y plena integración y compenetración de todos.





Este tipo de largo pelo blanco, que nos recuerda a quien nos dejó hace poco: Jon Lord, es un artista de la cabeza a los pies. Y no queremos que nuestro aprecio personal influya a la hora de valorar su música, porque lo que está claro es que trabaja bien y eso es indiscutible.

Randy, tienes un mérito especial. Como te dijimos al final del concierto “no esperábamos menos de ti”. Buena música, magnífico trabajo. Para nuestros oídos eres música celestial. Ojala esa perdida masa humana abra también sus oídos como tú abres el corazón. Adelante “Trec3”.